PROTOCOLO Y ATENCIÓN

PROTOCOLO Y ATENCIÓN

 

PROTOCOLO DE REACCIÓN Y ATENCIÓN EN CASOS DE CORRUPCIÓN

Enero 2020

 

Aplicable al Partido Político Local Equidad, Libertad y Género.

 

1.- OBJETIVO

Definir los procedimientos por medio de los cuales la Comisión de Honor y Justicia, órgano colegiado garante de velar por la justicia al interior del Partido Equidad, Libertad y Género, podrá detectar, reaccionar, atender y, en su caso resolver, los casos de corrupción y malas prácticas donde esté implicado uno o más dirigentes, titulares de los órganos directivos, administrativos o de representación política.

2.- ÁMBITO DE JURISDICCIÓN

Se aplicará en todos aquellos casos de corrupción y malas prácticas detectados y validados en cualquier área de actividad del Partido, poniendo énfasis en las actividades financieras, por ejemplo, en las aportaciones y donaciones de militantes y simpatizantes; en la suscripción de acuerdos políticos y electorales; acuerdos de naturaleza administrativa con los poderes ejecutivos a nivel municipal (alcaldía) y local (Gobierno de la Ciudad); en la elaboración de acuerdos con el Poder Judicial local o con el Poder Legislativo local y federal, según sea el caso.

3.- DESARROLLO

El Diccionario de Política (Bobbio, et al., 1988) define como corrupción al “fenómeno por medio del cual un funcionario público es impulsado a actuar de modo distinto a los estándares normativos del sistema para favorecer intereses particulares a cambio de una recompensa.”

Se entiende por corrupto, para el caso de un Partido Político, el comportamiento desviado de un militante que ocupa un papel en la estructura, toma decisiones y sus actos repercuten en todos, o en un número importante de militantes del Partido. La corrupción es un modo particular de ejercer influencia en cualquiera de sus tipos, como lo son la influencia ilícita, ilegal e ilegítima. Ésta se encuadra con referencia al funcionamiento de un sistema (sistema corrupto) y, en particular, a su modo de tomar decisiones (decisiones corruptas), que se den al interior de un Partido Político.

Como va quedando de manifiesto, la corrupción que nos interesa es, en especial, la actividad de las personas que (en sus cargos como funcionarios partidistas, servidores públicos, legisladores o administradores emanados del Partido) controlan actividades o decisiones que afectan de una u otra manera a la comunidad de la que forman parte.

“Hay dos categorías muy diferentes de corrupción: la primera acontece cuando por los actos corruptos se cometen “de acuerdo con las reglas” y la segunda cuando las operaciones se desarrollan “en contra de las reglas”. En el primer caso, un funcionario está recibiendo un beneficio de parte de un particular por llevar a cabo algo que debe hacer, según lo dispone la ley. En el segundo caso, se cometen actos de corrupción para obtener servicios que el funcionario tiene prohibido proporcionar.

Ambas formas de corrupción pueden ocurrir a todos los niveles gubernamentales y oscila desde la “gran corrupción” hasta sus más comunes y pequeñas formas. Se consideran como prácticas corruptas, de modo enunciativo, pero no limitativo al soborno, al fraude, la extorsión, la colusión, el conflicto de intereses, el tráfico de influencias, el peculado, el nepotismo y el lavado de dinero. Es por ello que el Partido Equidad, Libertad y Género, obliga a sus militantes, titulares de órganos directivos, legisladores y servidores públicos emanados de sus filas a no recibir, aceptar, dar ni solicitar, directa o indirectamente, pagos ilícitos u otras ventajas indebidas para obtener o conservar cualquier ventaja. Tampoco solicitarán a funcionarios de cualquier nivel de gobierno o poder político, que ofrezcan alguna dádiva, ni esperarán que hagan pagos ilícitos u otras ventajas indebidas, por lo que tienen que observar las siguientes obligaciones:

  1. No pagar, ni recibir pago alguno, de funcionarios o empleados de cualquier órgano sean públicos o privados, con los que se interactúa. Aplica de igual manera, aceptar u ofrecer comisiones o fracciones de pago.
  2. No recibir aportaciones o donaciones privadas que estén fuera de la Ley, en particular, en procesos electorales.
  3. No suscribir convenios de colaboración económica con otros organismos, sean públicos o privados, que vayan en contra de la legislación vigente y aplicable.
  4. Hacer públicos los convenios suscritos en donde queden de manifiesto los propósitos, fines y medios de cumplimiento del instrumento jurídico; cumpliendo el principio de rendición de cuentas y máxima publicidad.
  5. El Partido contará con un Sistema de Control de Gestión, que servirá para evitar la corrupción y las malas prácticas, sumando a dicho control prácticas de contabilidad general, fiscal y de auditoría que eviten la existencia de dobles contabilidades, cuentas secretas o documentos en los que no queden anotadas de manera correcta y justa, las operaciones a las que corresponden.
  6. Cada órgano del Partido deberá desarrollar su propio Sistema de Control de Gestión, teniendo en el Protocolo las líneas generales de reacción y atención. En caso de encontrar elementos que presuman actos de corrupción o malas prácticas, de inmediato lo harán del conocimiento de la Comisión de Honor y Justicia.

3.1. PLAN DE ACCIÓN ANTE UNA DENUNCIA POR CORRUPCIÓN

  1. TIPOS O VÍAS DE DENUNCIA: En los casos de corrupción o malas prácticas podrán detectarse a partir de tres vías: por denuncia, por oficio o por auditoría.

Las denuncias podrán presentarse por escrito (utilizando el formato correspondiente que se adjunta como ANEXO a este Protocolo), cumpliendo con los requisitos mínimos legales (datos del denunciado o presunto responsable, hechos, pruebas y conductas contrarias a este Protocolo, al Código de Ética y Conducta, los Estatutos y demás disposiciones reglamentarias internas) respetando en todo momento los principios de presunción de inocencia y debido proceso.

La detección oficiosa se actualiza cuando la Comisión de Honor y Justicia (órgano garante de la justicia intrapartidaria) se entera por cualquier medio de un hecho de corrupción o malas prácticas, realizado por uno o varios militantes, titulares de órganos directivos, legisladores y servidores públicos emanados de sus filas, asignando primero aleatoria y después consecutivamente, los asuntos a cada uno de los Comisionados, quienes deberán integrar el expediente para poder someterlo a la consideración y aprobación del órgano de referencia en sesión Plenaria.

La detección por auditoría surgirá del análisis pormenorizado de los resultados de las auditorías internas que realice la Comisión de Vigilancia del Partido, o bien, de una agencia externa cuando el Consejo Rector del Partido así lo crea conveniente.

La Consejería de Organización Partidista será la instancia que facilite los datos que permitan detectar posibles irregularidades que conduzcan a casos de corrupción y malas prácticas.

  1. EVALUACIÓN DE LA DENUNCIA. Recopilada la información, la Comisión de Honor y Justicia, a través del Comisionado, a quien le fue turnado el asunto, la analizará, sustanciará y propondrá al Pleno de la Comisión que acción tomar o, en su caso, el archivo definitivo como asunto terminado (por no contar con los elementos mínimos para llevarla a trámite, por no ser verídica o pertinente la irregularidad detectada) o iniciar el proceso de sustanciación.
  2. APERTURA DEL PROCESO DE SUSTANCIACIÓN. La Comisión de Honor y Justicia será la responsable de llevar a cabo el proceso de sustanciación, de forma autónoma o a través de un agente externo, si se considera por la complejidad del asunto.
  3. ETAPA DE RESOLUCIÓN. Recopilada toda la información necesaria y desarrollado todo el plan de investigación, se determinará la correspondiente Acción Reparadora y en caso de que así fuese oportuno se aplicará la sanción que corresponda según el Régimen de Sanciones previsto en el Estatuto del Partido.

La Comisión de Honor y Justicia dará vista al Ministerio Público en los casos que así lo ameriten, para los efectos legales que haya a lugar.

4.-RESPONSABILIDADES

La Consejería de Organización Partidista es responsable de coadyuvar con la Comisión de Honor y Justicia y se encargará de recopilar la información, datos, documentos, testimonios y demás fuentes de información, que hará llegar oportunamente a la Comisión de Honor y Justicia para la integración del expediente o el acuerdo de no responsabilidad.

La Comisión de Honor y Justicia será responsable de recibir las denuncias, su trámite, sustanciación, resolución, ejecución y las acciones necesarias para la corrección de los casos que vayan en contra del Código de Ética y Conducta, los Estatutos, demás disposiciones reglamentarias internas, así como de la legislación en materia electoral.

El Comisionado que reciba el turno de la denuncia es responsable de la tramitación, sustanciación, resolución y propuesta de Acción Reparadora en su caso, de las denuncias recibidas.

El Presidente del Consejo Rector gestionará y proporcionará a los órganos involucrados los medios necesarios para el desarrollo del presente Protocolo.

PROTOCOLO DE REACCIÓN Y ATENCIÓN EN CASOS DE CORRUPCIÓN

Enero 2020

 

Aplicable al Partido Político Local Equidad, Libertad y Género.

 

1.- OBJETIVO

Definir los procedimientos por medio de los cuales la Comisión de Honor y Justicia, órgano colegiado garante de velar por la justicia al interior del Partido Equidad, Libertad y Género, podrá detectar, reaccionar, atender y, en su caso resolver, los casos de corrupción y malas prácticas donde esté implicado uno o más dirigentes, titulares de los órganos directivos, administrativos o de representación política.

2.- ÁMBITO DE JURISDICCIÓN

Se aplicará en todos aquellos casos de corrupción y malas prácticas detectados y validados en cualquier área de actividad del Partido, poniendo énfasis en las actividades financieras, por ejemplo, en las aportaciones y donaciones de militantes y simpatizantes; en la suscripción de acuerdos políticos y electorales; acuerdos de naturaleza administrativa con los poderes ejecutivos a nivel municipal (alcaldía) y local (Gobierno de la Ciudad); en la elaboración de acuerdos con el Poder Judicial local o con el Poder Legislativo local y federal, según sea el caso.

3.- DESARROLLO

El Diccionario de Política (Bobbio, et al., 1988) define como corrupción al “fenómeno por medio del cual un funcionario público es impulsado a actuar de modo distinto a los estándares normativos del sistema para favorecer intereses particulares a cambio de una recompensa.”

Se entiende por corrupto, para el caso de un Partido Político, el comportamiento desviado de un militante que ocupa un papel en la estructura, toma decisiones y sus actos repercuten en todos, o en un número importante de militantes del Partido. La corrupción es un modo particular de ejercer influencia en cualquiera de sus tipos, como lo son la influencia ilícita, ilegal e ilegítima. Ésta se encuadra con referencia al funcionamiento de un sistema (sistema corrupto) y, en particular, a su modo de tomar decisiones (decisiones corruptas), que se den al interior de un Partido Político.

Como va quedando de manifiesto, la corrupción que nos interesa es, en especial, la actividad de las personas que (en sus cargos como funcionarios partidistas, servidores públicos, legisladores o administradores emanados del Partido) controlan actividades o decisiones que afectan de una u otra manera a la comunidad de la que forman parte.

“Hay dos categorías muy diferentes de corrupción: la primera acontece cuando por los actos corruptos se cometen “de acuerdo con las reglas” y la segunda cuando las operaciones se desarrollan “en contra de las reglas”. En el primer caso, un funcionario está recibiendo un beneficio de parte de un particular por llevar a cabo algo que debe hacer, según lo dispone la ley. En el segundo caso, se cometen actos de corrupción para obtener servicios que el funcionario tiene prohibido proporcionar.

Ambas formas de corrupción pueden ocurrir a todos los niveles gubernamentales y oscila desde la “gran corrupción” hasta sus más comunes y pequeñas formas. Se consideran como prácticas corruptas, de modo enunciativo, pero no limitativo al soborno, al fraude, la extorsión, la colusión, el conflicto de intereses, el tráfico de influencias, el peculado, el nepotismo y el lavado de dinero. Es por ello que el Partido Equidad, Libertad y Género, obliga a sus militantes, titulares de órganos directivos, legisladores y servidores públicos emanados de sus filas a no recibir, aceptar, dar ni solicitar, directa o indirectamente, pagos ilícitos u otras ventajas indebidas para obtener o conservar cualquier ventaja. Tampoco solicitarán a funcionarios de cualquier nivel de gobierno o poder político, que ofrezcan alguna dádiva, ni esperarán que hagan pagos ilícitos u otras ventajas indebidas, por lo que tienen que observar las siguientes obligaciones:

  1. No pagar, ni recibir pago alguno, de funcionarios o empleados de cualquier órgano sean públicos o privados, con los que se interactúa. Aplica de igual manera, aceptar u ofrecer comisiones o fracciones de pago.
  2. No recibir aportaciones o donaciones privadas que estén fuera de la Ley, en particular, en procesos electorales.
  3. No suscribir convenios de colaboración económica con otros organismos, sean públicos o privados, que vayan en contra de la legislación vigente y aplicable.
  4. Hacer públicos los convenios suscritos en donde queden de manifiesto los propósitos, fines y medios de cumplimiento del instrumento jurídico; cumpliendo el principio de rendición de cuentas y máxima publicidad.
  5. El Partido contará con un Sistema de Control de Gestión, que servirá para evitar la corrupción y las malas prácticas, sumando a dicho control prácticas de contabilidad general, fiscal y de auditoría que eviten la existencia de dobles contabilidades, cuentas secretas o documentos en los que no queden anotadas de manera correcta y justa, las operaciones a las que corresponden.
  6. Cada órgano del Partido deberá desarrollar su propio Sistema de Control de Gestión, teniendo en el Protocolo las líneas generales de reacción y atención. En caso de encontrar elementos que presuman actos de corrupción o malas prácticas, de inmediato lo harán del conocimiento de la Comisión de Honor y Justicia.

3.1. PLAN DE ACCIÓN ANTE UNA DENUNCIA POR CORRUPCIÓN

  1. TIPOS O VÍAS DE DENUNCIA: En los casos de corrupción o malas prácticas podrán detectarse a partir de tres vías: por denuncia, por oficio o por auditoría.

Las denuncias podrán presentarse por escrito (utilizando el formato correspondiente que se adjunta como ANEXO a este Protocolo), cumpliendo con los requisitos mínimos legales (datos del denunciado o presunto responsable, hechos, pruebas y conductas contrarias a este Protocolo, al Código de Ética y Conducta, los Estatutos y demás disposiciones reglamentarias internas) respetando en todo momento los principios de presunción de inocencia y debido proceso.

La detección oficiosa se actualiza cuando la Comisión de Honor y Justicia (órgano garante de la justicia intrapartidaria) se entera por cualquier medio de un hecho de corrupción o malas prácticas, realizado por uno o varios militantes, titulares de órganos directivos, legisladores y servidores públicos emanados de sus filas, asignando primero aleatoria y después consecutivamente, los asuntos a cada uno de los Comisionados, quienes deberán integrar el expediente para poder someterlo a la consideración y aprobación del órgano de referencia en sesión Plenaria.

La detección por auditoría surgirá del análisis pormenorizado de los resultados de las auditorías internas que realice la Comisión de Vigilancia del Partido, o bien, de una agencia externa cuando el Consejo Rector del Partido así lo crea conveniente.

La Consejería de Organización Partidista será la instancia que facilite los datos que permitan detectar posibles irregularidades que conduzcan a casos de corrupción y malas prácticas.

  1. EVALUACIÓN DE LA DENUNCIA. Recopilada la información, la Comisión de Honor y Justicia, a través del Comisionado, a quien le fue turnado el asunto, la analizará, sustanciará y propondrá al Pleno de la Comisión que acción tomar o, en su caso, el archivo definitivo como asunto terminado (por no contar con los elementos mínimos para llevarla a trámite, por no ser verídica o pertinente la irregularidad detectada) o iniciar el proceso de sustanciación.
  2. APERTURA DEL PROCESO DE SUSTANCIACIÓN. La Comisión de Honor y Justicia será la responsable de llevar a cabo el proceso de sustanciación, de forma autónoma o a través de un agente externo, si se considera por la complejidad del asunto.
  3. ETAPA DE RESOLUCIÓN. Recopilada toda la información necesaria y desarrollado todo el plan de investigación, se determinará la correspondiente Acción Reparadora y en caso de que así fuese oportuno se aplicará la sanción que corresponda según el Régimen de Sanciones previsto en el Estatuto del Partido.

La Comisión de Honor y Justicia dará vista al Ministerio Público en los casos que así lo ameriten, para los efectos legales que haya a lugar.

4.-RESPONSABILIDADES

La Consejería de Organización Partidista es responsable de coadyuvar con la Comisión de Honor y Justicia y se encargará de recopilar la información, datos, documentos, testimonios y demás fuentes de información, que hará llegar oportunamente a la Comisión de Honor y Justicia para la integración del expediente o el acuerdo de no responsabilidad.

La Comisión de Honor y Justicia será responsable de recibir las denuncias, su trámite, sustanciación, resolución, ejecución y las acciones necesarias para la corrección de los casos que vayan en contra del Código de Ética y Conducta, los Estatutos, demás disposiciones reglamentarias internas, así como de la legislación en materia electoral.

El Comisionado que reciba el turno de la denuncia es responsable de la tramitación, sustanciación, resolución y propuesta de Acción Reparadora en su caso, de las denuncias recibidas.

El Presidente del Consejo Rector gestionará y proporcionará a los órganos involucrados los medios necesarios para el desarrollo del presente Protocolo.

share